Culpos Gustosos: Culture Club

Esos gustitos lúdicos por los que sientes un placer culposo que te avergüenza confesar.

Les he compartido mis Culpos Gustosos sobre cine en Sharknado y Capitán Mantarraya. También sobre televisión en Nada Personal. Sin embargo no había abordado la música; es por eso que en esta ocasión les traigo:

Culture Club

Image result for culture club

Los maravillosos ochentas.

Antes de comenzar a escribir esto, pasé un buen rato tratando de recordar cuándo escuché a Culture Club por primera vez. Sin éxito. Aunque pude reducirlo a algún momento entre 1990 y 1992, último año de primaria o primero de secundaria, cuando yo rondaba la pre-adolescencia.

Tampoco recuerdo cómo llegó a mis manos, pero era un casette grabado con los éxitos de la banda. Creo que aún lo conservo, pero no sé en qué rincón de alguna caja llena de recuerdos olvidados habita. Que paradoja. Lo buscaré y compartiré si lo encuentro.

La primera canción que escuché fue Karma Chamaleon, la cual ya había escuchado antes. Muy pegajosa. Cualquiera que la haya escuchado puede confirmar lo que digo, aunque se atrevan a negarlo por “vergüenza musical” (ahí me apuntan la acuñación del término Vergüenza Musical, por favor).

Para los que DICEN no conocer la canción:

Un poco de historia

La banda, formada en Londres en 1981, obtuvo su nombre “Club de la Cultura” de la variedad cultural de sus integrantes:

Boy George, el vocalista irlandés gay.

Roy Hay, el guitarrista y tecladista rubio inglés.

Mike Craig, el bajista britón negro.

Jon Moss, el baterista y percusionista judío (quien, no es por ser chismoso, pero siempre mantuvo una relación turbulenta con Boy George).

Image result for boy george

Boy George siendo Boy George

Considerado uno de los grupos más representativos e influyentes de los 80’s, encabezados por Boy George y su imagen andrógina, captaron la atención del público y de los medios. Esto llevó al vocalista a aparecer en infinidad de portadas y en encabezados de revistas amarillistas y de chismes de la farándula. Su imagen, se dice, fue inspirada por Siouxsie Sioux.

Aunque su época dorada fue muy breve a causa de constantes problemas internos causados por drogas y “amor” homosexual, el cual se intentó mantener en secreto; su huella en la historia de la música no se puede debatir. Aunque muchos adjudican su éxito a MTV, fueron premiados en muchas ocasiones en mercados tan importantes como Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá.

Además de haber vendido más de 150 millones de discos en todo el mundo, cuentan con el reconocimiento de haber sido la primera banda en tener tres canciones en el Top 10 en Estados Unidos con su disco debut, algo que sólo había sido logrado muchos años atrás por The Beatles. ¡Tomen eso artistas de moda actuales!

A pesar de su “efímera” carrera juntos, con muchos reencuentros, grabaron 5 discos, siendo sin duda sus primeros tres los más exitosos. De hecho en el 2014 grabaron un sexto disco. En tan sólo dos semanas en un estudio en España terminaron “Tribes”, pero dos años después, en 2016, todo se volvió a ir al carajo, por lo que el lanzamiento del nuevo disco se canceló. Incluso tuvieron que reembolsar todo el dinero obtenido en las preventas del mismo.

Image result for culture club spain 2014

Ya se les notan los años de carrera.

Ahí no termina la historia de esta popular banda, este octubre 2018 pasado, lanzaron, por fin, su sexto disco. Una versión “re-trabajada” del acaecido “Tribes” al que titularon “Life”. Muy apropiado nombre para un disco que les ha tomado toda una vida. Me detuve a escuchar/ver el vídeo del primer sencillo y es, definitivamente, Culture Club en toda la extensión de su propia definición. Visualmente es Boy George por todos lados. Musicalmente es esa mezcla característica de reggae, pop y cuánta cosa se les va atravesando.

Ya que estoy en esto, he de admitir que me gustó “Let Somebody Love You”, su nueva canción. Digo, al fin y al cabo soy un fiel fan de Culture Club, aunque no encajen por ningún lado en mis gustos musicales. ¡Ah! También me gustó mucho la camisa que trae en el vídeo. En general el disco está digerible y recomendado si te gusta Culture Club o los géneros similares.

La imagen puede contener: 1 persona

Está muy chingona la playera y el atuendo en general.

Ciertamente no me avergüenza admitirlo. Así son los Culpos Gustosos. ¿Cuáles son los tuyos?

Puedes (re) descubrir a Culture Club en su Canal de YouTube, en Instagram, donde los acabo de seguir gracias a que escribí este artículo, en Twitter, en Facebook, o para mi sorpresa, en MySpace, que no sabía que seguía vigente.

Y ya para terminar, te dejo su lista de canciones esenciales según Spotify:

 

Anuncios

Culpos Gustosos: Capitán Mantarraya

Culpos Gustosos: Esos gustitos lúdicos por los que sientes un placer culposo que te cuesta mucho confesar.

“Y dicen, que nos vamos al barco,
Y gritan, vamos a navegar.
Vaya, vaya, vaya, Capitán Mantarraya,
Que nos vamos al mar.”

Así comienza la épica película de este temido Sinbad mexicano de 77 años, héroe de mil 100 batallas y aventurero natural. Sus aventuras han trascendido a todos los confines del mundo y sin duda un Culpo Gustoso del cual disfruto acordarme.

Germán Genaro Cipriano Gómez de Valdés y Castillo, mejor conocido como Germán Valdés Tin-Tan, participó en más de 100 películas, además de ser actor de doblaje, siendo su papel de Baloo en la película animada de Disney: El Libro de la Selva el más recordado de estos.

Image result for baloo

Fue El Capitán Mantarraya la última película en la que Tin-Tan participó, quien fallecería en 1973. Esta joya del cine mexicano tiene más valor nostálgico que valor cinematográfico real. Su bajo presupuesto y la pobre edición sólo es rescatada por el encanto del Pachuco de México y su reparto de familiares y amigos, entre ellos sus dos hermanos Manuel “El Loco” y Don Ramón, así como su hija Rosalía.

A pesar de contar con tan pésima producción, que raya en lo ofensivo en un par de escenas largas y repetitivas, es una película que he visto en varias ocasiones. Siendo la primera vez hace muchos, muchos otoños cuando yo era un niño y la más reciente ocasión hace un par de semanas. De ahí mi idea de escribir sobre la última obra de Tin-Tan. Seguramente no será la última vez que la vea.

Esta aventura lo lleva, primero, a conseguir una tripulación lo suficientemente devaluada como para atreverse a cruzar los increíbles peligros a los que se enfrentarán para llegar a La Isla Maldita en Latitud 337, Longitud 822, lugar a donde una misteriosa mujer y su extraño acompañante pagarán una fortuna por ser llevados hasta ese temido lugar. El Pulpo Macho y La Jauría son sus dos principales enemigos a derrotar para llegar a su destino.

Una canción pegajosa que me hace sonreír con nostalgia cada que la escucho, una trama con el encanto del humor blanco mexicano y un presupuesto para llorar, hacen de esta película uno de mis Culpos Gustosos favoritos. Si la has visto, seguramente estarás de acuerdo conmigo. Si no la has visto, tienes que verla, aunque te advierto que es una película casi exclusiva para el fan de Tin Tan.

Te invito a darle una oportunidad, no te arrepentirás. O tal vez sí. Sólo hay una manera de averiguarlo.

Déjame tu comentario en cualquiera de nuestras redes sociales o escríbeme a Revista@DeCierto.com.

Si te lo perdiste, también puedes leer Culpos Gustosos: Nada Personal, publicado en DeCierto en Febrero. Nos leemos en Abril para un nuevo Culpo Gustoso.

Oyalep Santos