Entendiendo el universo de Stephen King: Castle Rock

Como resultado del nuevo ímpetu que se está generando de unos años para acá con las historias de Stephen King, comienza a anunciarse un ambicioso proyecto de la mano del afamado (querido por unos, no tanto por otros) J.J. Abrams. ¿El nombre? Castle Rock.

Pero, ¿cómo surgió esto? ¿Qué historia de Stephen King van a plasmar en esta pantalla? ¿Por qué no se entiende nada del trailer?

Si no estás tan familiarizado con la obra de “Stevie”, aquí está lo que debes saber para que no te agarre en curva y, además, esperes con anticipación esta nueva serie.

Castle Rock es el nombre de un poblado FICTICIO, inventado por King y ubicado dentro del estado de Maine en Estados Unidos. Como también lo son Jerusalem’s Lot, escenario para su novela de vampiros El Misterio de Salem’s Lot (Salem’s Lot, 1975). El ahora famosísimo Derry, hogar del Club de los Perdedores y coto de caza de Pennywise en Eso (It, 1986), Chester’s Mill, el cual, de la noche a la mañana, queda limitado bajo un misterioso domo atrapando a todos sus habitantes en La Cúpula (Under the dome, 2009). Todos fabricados en la mente del escritor para darle el escenario perfecto a cada uno de sus relatos.

Pero ninguno se asemeja a Castle Rock. Y es que aquí, “Stevie”, como le decía su mamá, ha encontrado uno de sus lugares favoritos para gestar diversas historias, parece que hubiese decidido hacer de Castle Rock un pueblo maldito pero, a la vez, entrañable.

Para que te des una idea del elemento tan frecuente que es este lugar te contamos que la primera vez que aparece este pintoresco lugar en las historias de King fue hace 38 años en La Zona Muerta (The Dead Zone, 1979), y la última vez que lo menciona en sus novelas es en Revival (Revival, 2014).

A lo largo de estas décadas, King ha elegido Castle Rock para que un San Bernardo rabioso llamado Cujo (Cujo, 1981) aterrorice a una familia, y también para que un grupo de chicos de 12 años inicien la mayor aventura de sus vidas buscando el cadáver de un chico desaparecido días atrás en El Cuerpo (The Body, 1982) parte de la colección de novelas cortas Las Cuatro Estaciones.

Además aquí mismo se suscita el extraño asesinato de George McCutcheon “embrujando” una camioneta, en el relato corto de 1985 Uncle Otto’s Truck y la trilogía de novelas cortas La Mitad Oscura (The Dark Half, 1989), El Perro de la Polaroid (The Sun Dog, 1990) y La Tienda (Needful Things, 1991).

Aquí es donde se pone interesante el asunto. Además de tener en común la geografía, estas historias tienen muchos vasos conectores, personajes que aparecen en dos o más novelas, lugares referenciados como la prisión estatal Shawshank, parientes de personajes principales, así como eventos cronológicamente ubicados como causas de historias posteriores.

Con todo esto, la nueva serie televisiva basada en esta parte del vasto universo literario de Stephen King tiene muchísimo material para explotar. Sólo J.J. Abrams y su cuerpo de escritores sabrán qué hacer con ello. Ahora, si no te quieres esperar, o no eres fan de las adaptaciones de libros a la televisión, ¡comienza a leer!

Anuncios