Delirios y Catarsis: Gracias por el día de hoy.

Siento la necesidad de compartir estas palabras de amor. Tengo una breve nota para alguien que ha estado a mi lado todos los días de mi vida.

Lo primero que quiero decirte, es gracias. El agradecimiento más sincero que puedo sentir, lo siento por ti.

Gracias por el corazón que sigue latiendo, aún después de haber sido roto tantas veces.

Por cada nudo en el estómago que me dio respuesta a miles de problemas.

Por siempre preocuparte por mi, y avisarme cuando algo no funciona correctamente.

Por amarme aun cuando yo no encuentro la manera de hacerlo.

Por cada vez que te has levantado después de haberte llevado a tus límites.

Por exigir a gritos un cambio cuando sabías que no quedaba mucho tiempo.

Gracias, porque cuando decidí quitar un pedazo de tu interior, sólo te adaptaste y jamás de quejaste.

Por las veces que te puse a dormir y cortaron tu piel en pedazos. Despertaste, sanaste y no miraste atrás.

Por ser tan sencillo de complacer, aunque mi mente se empeñe en complicar las cosas.

Porque siempre me das oportunidad de arreglar lo que esté mal.

Por el reflejo en el espejo que siempre está lleno de amor, aunque mi pensamiento no lo quiera aceptar.

Cuando algo ha querido debilitarte o atacarte, siempre luchas. No ha habido qué pueda derribarte.

Gracias por el día de hoy.

Por despertar.

Y hay una cosa más que quiero decir: perdón.

Perdóname por ser tan débil en ocasiones, por tratarte con tan poca delicadeza y sinceramente, por olvidarme de ti.

Perdón por ignorarte, y no dar lo mejor de mí siempre.

Jamás he querido hacerte sentir menos de lo que eres. El mejor cuerpo que pude haber tenido.

Lo haré mejor, lo prometo.

Sacito.

 

Anuncios