ESTILOS LABORATORIO SONIDOS

Música para que te pongas mamey o corras más rápido, o seas más ágil.

No es noticia nueva que la música tiene correlación con el ejercicio y el deporte en diferentes aristas. Desde gente que “siente” que se concentra más a la hora de estar en el gimnasio, como personas que toman ritmo para trotar y correr solamente enchufados a los audífonos, hasta atletas famosos que usan la música como parte de su preparación previa a la competencia.

¿PERO POR QUÉ?

Las razones son varias… El escuchar música mientras haces ejercicio o practicas algún deporte tiene efectos en diferentes áreas.

Disociación.

El escuchar música genera divertimento mental, lo que hace que las sensaciones de fatiga se minimicen ante las sensaciones de “alegría” o bienestar que conlleva estar escuchando algo que te gusta y que te distrae del dolor muscular.

Regulación de emociones.

Dependiendo del tipo de música, lo que escuches tiene un efecto psicológico y fisiológico en la regulación de emociones. Te puede estimular para entrar en un estado parecido al frenesí o te puede sedar dependiendo del tipo de atleta que seas.

Por ejemplo, Phelps, al ser un atleta con un nivel de autocontrol significativo, está inclinado a escuchar Skryllex o Steve Aoki previo a la competencia para sobre-estimularse, mientras que Usain Bolt, u otros medallistas olímpicos que son naturalmente reactivos, buscan escuchar baladas como “Fallin’” de Alicia Keys para llevar a cabo una estimulación gradual y controlada.

Sincronización.

Diversas investigaciones han encontrado resultados de atletas que al hacer un deporte de movimiento repetitivo como lo es el remo, ciclismo, o carreras de larga distancia han necesitado 7% menos oxígeno cuando están sincronizados al ritmo de la música que escuchan. El caso más sonado es el del corredor etíope Haile Gebrselassie que rompió récords mundiales al ritmo de la canción “Scatman

Habilidades motoras adquiridas.

La música es un gran agente promotor para adquirir habilidades motoras, tan solo piensen en las canciones en el kinder o la primaria. Todas iban acompañadas de cierta “coreografía” o ejercicio. Así se estimulaban planos importantes que no explorabas en el día a día con movimientos cotidianos.

¿CÓMO ELEGIR EL TIPO DE MÚSICA?

¡FÁCIL! Hay que checar el tempo de las canciones para saber cuáles son las mejores opciones para el tipo de actividad que harás.

Para preparación mental un beat de 86 a 98 queda perfecto para comenzar a entrar en enfoque. Como, por ejemplo “Free fallin’” de Tom Petty, o “Homecoming” de Kanye West.

Para calentar podemos usar un beat arriba de 100, 108-115 máximo. Por ejemplo “Without me” de Eminem o “Cheap thrills” de Sia.

Para un entrenamiento ya de intensidad moderada puedes subir el beat para llevar a cabo tus máximos esfuerzos con “Can’t hold us” de Macklemore, “No leaf clover” de Metallica o “Aquí no es dónde” de Resorte.

A continuación te dejamos la lista ideal de canciones para hacer deporte o ejercicio de acuerdo a la investigación realizada.

1.Till I collapseEminem

2. Power Kanye West

3. JumpmanDrake

4. CloserThe Chainsmokers

5. This is what you came forRihanna y Calvin Harris

6. Work – Rihanna

7. Cheap thrillsSia feat. Sean Paul

8. StarboyThe Weeknd

9. 7/11Beyoncé

10. Hey mamaDavid Guetta feat. Nicki Minaj

¿Quieres hacer tu propia lista con canciones que realmente te gustan? Aquí puedes checar.