9 malos hábitos que están matando tu energía mental (y sus sencillas soluciones).

Aunque no lo tengas presente, el ser humano cuenta con una limitada cantidad de energía mental que puedes utilizar para lograr terminar todas las tareas que se presentan en tu día. Si se te acaba esta energía, o comienzas tu día sin la energía suficiente, te va a costar mucho mantenerte productivo.

Seguramente administras tu tiempo de alguna manera, pero ¿haces algo para administrar tu energía mental? Tal vez por eso no alcanzas tu máximo potencial.

Los siguientes malos hábitos pueden parecer muy obvios, pero si te tomas el tiempo para corregirlos, te garantizamos que rápidamente notarás cambios en tu desempeño diario.

1- NO TENER UN PLAN

Image result for plan

Desde qué carrera estudiar, hasta cosas tan simples como qué ropa vestirás hoy. El tomar decisiones puede llevarte a una fatiga mental. No importa la importancia o el peso de estas decisiones, entre más decisiones tomes, más energía mental gastas.

Es sabido que personajes como Mark Zuckerberg, Barack Obama o Steve Jobs acostumbran limitar su guardarropa al máximo, eliminando tener que decidir qué vestir. Seth Godin desayuna lo mismo todos los días. Este tipo de hábitos reducen significativamente el número de decisiones que necesitas tomar durante un día normal.

No necesitas hacer cambios drásticos, pero sí necesitas tener un plan.

Te aconsejamos: Cada noche haz un pequeño plan para tu día siguiente. Qué vestirás. Qué desayunarás. La ruta al trabajo. Haz primero lo más importante. Mantén la Lista de Pendientes actualizada y manejable (sencilla). Conforme avance tu día ve eliminando pendientes.

2- SATURAR TU AGENDA.

Image result for Over-Scheduling

A la inversa del primer punto, saturar tu agenda también es contraproducente. Fácilmente puedes sentirte abrumado por tus pendientes: eventos familiares, laborales, gimnasio, compromisos sociales, deportivos… y cualquier cosa que se te ocurra te puede llevar a desbordar tu agenda.

Breves espacios entre compromisos son esenciales para una vida balanceada y mantener tu energía mental.

Te aconsejamos: Dejar tiempo libre entre actividades a lo largo de tu día. Usa ese tiempo para tomar un respiro y relajarte. Al organizar tu día lo ideal es establecer prioridades. Dáte tiempo para tu pasatiempo favorito o para trabajar en ese proyecto alterno que tanto te entusiasma. Incluso leer un momento puede redirigir tu enfoque y energía.

3- RODEARTE DE DESORDEN

Image result for CLUTTERED DESK

Pensar que ser organizado no es ser productivo, es un error muy común. Estudios prueban que organizar (y mantener organizado) los espacios donde te desenvuelves te hacen más productivo. Otros estudios también nos enseñan que grandes cantidades de estímulos visuales tienen un marcado efecto en el cerebro cuando intenta concentrarse. Toma mucha más energía enfocarte en las cosas que necesitan tu atención.

Estar rodeado de demasiadas cosas puede hacer realmente difícil que te concentres.

Te aconsejamos: Haz tu mejor esfuerzo por mantener ordenada tu área de trabajo, y en general todos tus alrededores dentro de lo posible. Agenda de manera habitual una pequeña jornada para reorganizar tu entorno una vez a la semana… a la quincena… o al mes. Te ayudará a mantenerte concentrado y enfocado en lo que realmente importa.

4- APLAZAR OBLIGACIONES

Image result for HOY VICENTE FOX

Cuando te sientes cansado mentalmente, es muy tentador dejar tus obligaciones para después. Tiene sentido, si no te sientes capaz de hacerlo, no querrás abordar esa importante tarea. Pero aplazar tus proyectos también puede costarle caro a tu cerebro. Consumes energía mental tan sólo en pensar si lo haces o lo pospones un poco más. El sólo hecho de pensar que lo tienes que hacer requiere un esfuerzo.

Te aconsejamos: Toma sin miedo al toro por los cuernos. No lo pienses, empieza eso que estás aplazando y avanza. Haz pausas de 2 minutos cada 15-20 minutos para que no termines sintiéndote abrumado y repite. Sin estar muy consciente de ello, verás como vas avanzando con eso que te empeñabas en aplazar.

5- NO ESCRIBIR TODO

Image result for take notes

No confíes en tu cerebro. Hacer malabares con piezas de información en tu cerebro drena tu energía mental. Ya sea la lista del mandado, tus pendientes del día o el número de celular de alguien nuevo. No escribirlas significa que tu cerebro debe almacenarlas y luego recordarlas cuando se necesita.

Te aconsejamos: Escribe todo. Importante o no. Le mandas el mensaje a tu cerebro que no se preocupe al respecto. Que guarde esa energía. Si no eres de cargar contigo pluma y papel, aprovecha la infinidad de aplicaciones que existen para tu dispositivo móvil. Parece muy obvio y simple, pero el escribir todo cambiará tu vida diaria para bien.

6- MULTITAREAS

Image result for multitasking

Esto ya lo debes saber. Está comprobado que intentar hacer varias cosas al mismo tiempo es ineficiente y consume demasiada energía. Hay un alto costo de energía al estar cambiando tu atención de una tarea a otra constantemente. La mayoría de las personas se sienten abrumadas al intentar atacar varios pendientes al mismo tiempo y el resultado es un improductivo agotamiento mental.

Te aconsejamos: Concéntrate en una sola tarea. Crea tu propio sistema de tiempos en los que le dedicas tu atención a una actividad. Deja tu celular por 15-20 minutos, los memes pueden esperar. Toma breves descansos de 5 minutos y atiende esas microtareas que tanto te distraen. Regresa a otra tarea por 15-20 minutos. Avanzarás muchísimo más rápido con un desgaste mental notablemente menor.

7- MALA ALIMENTACIÓN

Image result for comida chatarra

Lo hemos escuchado hasta el cansancio, pero lo que comes tiene un gran efecto en tu energía mental. Alimentos como granos, frutas, vegetales y buenas fuentes de proteína pueden darte ese impulso extra de energía. Probablemente no sientas su efecto de manera inmediata como con el azúcar refinada, pero el efecto dura mucho más tiempo.

Te aconsejamos: Hacer pequeños cambios en tu dieta diaria. Reemplaza los dulces y la Coca-Cola por opciones más saludables que no sólo te ayuden a mantener tu energía mental, sino que la incrementen. Come nueces y semillas, pescado, moras y otros alimentos para el cerebro, como se les conoce. No pongas toda tu fe en la cafeína, ayuda, pero sólo a corto plazo.

8- NO BEBER SUFICIENTE AGUA

Image result for DRINKING WATER

Otro discurso repetido constantemente. Asegúrate de mantenerte hidratado a lo largo del día. Mucho se ha debatido sobre cuánta agua necesitamos diariamente. En lo que se ponen de acuerdo debes consumir entre 6 a 8 vasos de agua al día. Mantenerse hidratado tiene notables efectos en tu energía mental.

Te aconsejamos: Dejar la Coca-Cola y demás bebidas endulzadas. No hidratan, todo lo contrario. Está comprobado científicamente que las bebidas “hidratantes” no te hidratan más que el agua, valga la redundancia. Te aportan vitaminas y minerales extras con el sabor de tu preferencia pero no te hidratan más. ¡Bebe agua!

9- NO DORMIR SUFICIENTE

descansa

Hemos visto que hay varias cosas que puedes hacer para recargar tu energía mental, pero ninguna como dormir. Dormir lo suficiente y obtener descanso de calidad hará maravillas con tu cerebro. Si no duermes lo suficiente simplemente no rendirás. Podrás combatir los efectos del desvelo con cafeína, pero eventualmente el cuerpo desarrolla una tolerancia y los efectos del café disminuyen drásticamente.

Te aconsejamos: Dormir mínimo 7 horas. Sin interrupciones. Deja tu celular lejos de tu cama, en silencio con la pantalla hacia la superficie. No te acuestes con la televisión encendida. Lee un poco pero asegúrate de calcular tus 7 horas mínimas de sueño. Hay quienes necesitan más, pero está comprobado que menos a largo plazo te cobrará factura. ¡Descansa!

Intenta seguir nuestras sugerencias, cuéntanos tus avances y comparte tu aprendizaje con nosotros a Revista@DeCierto.com.

También te invitamos a seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.