OPINIÓN SONIDOS

Culpos Gustosos: Nada Personal

Esos gustitos lúdicos por los que sientes un placer culposo que te cuesta mucho confesar.

Nada Personal

Nunca he sido realmente un fanático de las telenovelas, sin embargo, sí puedo mencionar algunas que vi a finales de los ochentas y principios de los noventas. Cuando sólo había una televisión en casa, tenías tu programa favorito: el que por ningún motivo te perdías y la televisión te pertenecía. Pero igual lo tenían tus papás y tus hermanos, así que cuando era su turno de elegir qué ver, te aguantabas y también lo veías.

Las nuevas generaciones no saben de lo que hablo. Al menos no del todo. Las televisiones se hicieron económicamente más accesibles. No sólo eso, tus programas favoritos ya no se limitan a un horario fijo, y están a tu disposición cuando deseas disfrutarlos en diferentes formatos y plataformas. Pero este tema lo dejaré para otra ocasión. Así que a lo que me ocupa.

Image result for toros neza

Corría el año 1996, nuestro flamante presidente era Ernesto Zedillo, Fey cantaba Azúcar Amargo, Shakira nos enamoraba con Estoy Aquí, La Macarena sonaba hasta en la bendita sopa, el I.V.A. aumentó del 10 al 15%, los Toros Neza dominaban la Liga Mexicana de Fútbol, Diego Luna era un niño en El Premio Mayor, Thalia estaba de moda con María la del Barrio… ese año Televisión Azteca tenía 3 años de fundada y lanzaba apenas su segunda telenovela para competir con la todopoderosa Televisa.

Nada Personal fue esa telenovela. Si bien mi Culpo Gustoso que quiero compartir no es la telenovela per se, he de admitir que fue una muy buena telenovela. Considerada un hito en la televisión, no sólo de México, sino de toda Latinoamérica. Protagonizada por Ana Colchero, José Ángel Llamas y Demián Bichir, generó tremenda polémica por su contenido. Rompió records de audiencia superando por mucho cualquier producción de la competencia. Cualquiera con más de 30 años coincidirá en que fue una telenovela de calidad. Al menos así la recordamos.

Esta polémica producción de Argos Comunicación no se limitó a la trama y todo lo que ocurría frente a la cámara, sino que el tema musical de la telenovela también rompió esquemas, parámetros y récords, regresando a Armando Manzanero, su compositor e intérprete, a los primeros planos de la escena musical nacional e internacional.

Autor de más de 400 canciones, con numerosos éxitos y premios a lo largo de su carrera, Armando Manzanero creó este Culpo Gustoso. Pero he de reconocer que todo en la canción es memorable, la música que acompaña a la profunda letra, el contexto telenovelesco en el que la escuché, sin dejar de mencionar que fácilmente fueron más de un par de cientos de veces. Digo, la telenovela duró 270 capítulos y no nos la perdíamos, además de que la escuchabas en todos lados.

Related image

“Entre tú y yo, no hay nada personal, es sólo el corazón que desayuna, come y cena de tu amor en el café de la mañana, la canción de la semana que muchas veces me emociona y otras tantas me hace daño”.

Una letra poderosamente cursi que hasta el más grinch pondría toda su atención ante tal descripción de la situación en la que se encuentra y cómo se siente. Me resulta muy difícil no identificarme y recordar a esa que me hizo -o hace- sentir justo así. Todos compartimos esos males. ¿Verdad?… ¿Verdad?

Image result for videocentro

No voy a recorrer párrafo por párrafo de tan cursi-sabrosa canción, pero sí les dejo el enlace de la letra completa aquí y abajo les comparto el vídeo para que recuerden esta joya. Para quienes nunca la han escuchado, no me juzguen, no es Nada Personal. Recuerden que fue hace 22 años, nuestro Netflix era el VideoCentro más cercano los fines de semana, y al llegar el lunes, correr a entregar el VHS rentado porque si no te cobraban extra.

Los espero dentro un mes con un nuevo Culpo Gustoso.

¿Tienes un Culpo Gustoso que te gustaría compartir? Mándanos un e-mail a Revista@DeCierto.com o contáctanos a través de cualquiera de nuestras redes sociales.

Facebook
Twitter
Instagram

Oyalep Santos

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.